Subordinaciones circunstanciales

thumb_bible-431483_1280_1024

¡Bienvenidos a la última dosis diaria de gramática!

El día de ayer consideramos las maneras de distinguir a las subordinaciones sustantivas de las adjetivas. El día de hoy repasaremos un tipo de subordinación diferente: la subordinación circunstancial. Debido a que existen muchos tipos de circunstancias que estas subordinaciones pueden expresar, este repaso será más largo que los anteriores. De todas maneras, si recordamos que es el último repaso de todos, podremos dar un esfuerzo con mayor facilidad.

Las oraciones subordinadas circunstanciales son oraciones subordinadas que funcionan como complementos circunstanciales. Como ya hemos aprendido, los complementos circunstanciales son las expresiones que acompañan al núcleo del predicado (el verbo principal de la proposición) e indican las circunstancias en que la acción del núcleo ocurre. También debemos recordar que, como oraciones subordinadas, las oraciones circunstanciales deben tener un detector de subordinación y un verbo conjugado. Como ya hemos indicado, las circunstancias que estas oraciones pueden indicar son muy variadas.

A continuación veremos un ejemplo bíblico de cada una de las catorce circunstancias que Cohen enumera en su discusión de nuestro tema (pp. 124-133). Las palabras o frases claves asociadas con cada categoría estarán puestas en paréntesis. En cada uno de los siguientes ejemplos, las oraciones subordinadas circunstanciales estarán escritas en rojo.

Circunstancia 1: adición (además de, amén de, aparte de)

  • Además de que Moisés roció el libro, roció también con la sangre el tabernáculo. (cf.Heb 9:19-21)

Circunstancia 2: causa (que, pues, pues que, porque, puesto que, ya que, debido a que, etc., etc.)

  • En realidad ella es mi hermana, porque es hija de mi padre. (Gén 20:12 NVI)

Circunstancia 3: comparación (como, cual, así como, bien así, tal, tan, así también, etc. etc.)

  • El SEÑOR se complacerá de nuevo en tu bienestar, así como se deleitó en la prosperidad de tus antepasados. (Deu 30:9 NVI)

Circunstancia 4: consecuencia (así que, así pues, tanto es así, de manera que, en grado que, etc.)

  • Los he escuchado quejarse, así que he descendido para librarlos. (Hec 7:34 NVI)

Circunstancia 5: concesión (aunque, aun cuando, a pesar de que, bien que, mal que, etc.)

  • Aun cuando nos hemos rebelado contra ti, tú, Señor nuestro, eres un Dios compasivo y perdonador. (Dan 9:9 NVI)

Circunstancia 6: condición (si)

  • Si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. (1 Jn 5:14 NVI)

Circunstancia 7: contraste (mientras que)

  • El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará. (1 Cor 13:8 NVI)

Circunstancia 8: excepción (salvo que, aparte de que)

  • No pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos. (Mar 6:5 RV60)

Circunstancia 9: finalidad (a que, para que, a fin de que)

  • Deja ir a mi pueblo para que me rinda culto. (Éxo 9:13 NVI)

Circunstancia 10: intensidad (cuanto, cuan)

  • Ella hizo cuanto pudo. (Mar 14:8)

Circunstancia 11: lugar (donde, adonde, a donde, por donde, en donde, de donde)

  • Viviré donde tú vivas. (Rut 1:16 NVI)

Circunstancia 12: modo (como, según, según que, conforme, conforme a, como para, etc.)

  • Con la ayuda del SEÑOR los expulsaré de ese territorio, tal como él ha prometido. (Jos 14:12 NVI)

Circunstancia 13: restricción (que yo sepa)

  • Que yo sepa, esta frase no aparece en la Biblia.

Circunstancia 14: tiempo (cuando, en cuanto, mientras, apenas, luego, tan pronto como, etc.)

  • Cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo. (Gál 4:4 NVI)

En conclusión, las oraciones subordinadas circunstanciales son oraciones subordinadas que acompañan al núcleo del predicado e indican las circunstancias en que la acción del núcleo ocurre. Las circunstancias que estas oraciones pueden indicar incluyen adición, causa, comparación, consecuencia, concesión, condición, contraste, excepción, finalidad, intensidad, lugar, modo, restricción y tiempo.

Espero que todas estas dosis gramaticales les hayan sido de ayuda. El Señor tenga a bien utilizarlas para la capacitación de sus siervos. Recuerden que estos repasos se mantendrán en línea, así que pueden volver cuando quieran para repasar alguno de los conceptos que hemos estudiado.

Como siempre, a su servicio,

Daniel.

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s