Las subordinaciones adjetivas

thumb_bible-431483_1280_1024

¡Bienvenidos a la dosis diaria de gramática de hoy, viernes 22 de enero!

En los últimos días estuvimos repasando los diferentes tipos de oraciones subordinadas sustantivas: subordinaciones de sujeto, subordinaciones de complemento directo y subordinaciones de complemento indirecto. A partir de hoy empezaremos a repasar las oraciones subordinadas adjetivas.

Como se pueden imaginar, las oraciones subordinadas adjetivas son oraciones subordinadas que funcionan como adjetivos. Recordemos que, según lo que ya hemos aprendido, el adjetivo es la «Palabra que modifica, califica o determina al sustantivo» (Cohen, 26). Desde esta perspectiva, las oraciones subordinadas adjetivas son oraciones subordinadas que califican o describen a un sustantivo.

Veamos algunos ejemplos. Todos los verbos conjugados estarán subrayados y las oraciones subordinadas adjetivas estarán escritas en rojo:

  1. Éste es el pacto que establezco con todos los seres vivientes. (Gén 9:17 NVI)
  2. Señor, yo amo la casa donde vives. (Sal 26:8)
  3. El hombre que tenía el espíritu maligno los dominó a todos. (Hec 19:16)

En la primera proposición, la oración que establezco con todos los seres vivientes es una oración subordinada porque tiene un verbo conjugado (establezco) que sigue a un detector de subordinación (que). Pero además de eso, también es una oración subordinada adjetiva porque la oración califica o describe al sustantivo pacto: ¿De qué pacto estamos hablando? Del pacto que establezco con todos los seres vivientes.

En la segunda proposición, la oración donde vives es una oración subordinada porque tiene un verbo conjugado (vives) que sigue a un detector de subordinación (donde). Pero además de eso, también es una oración subordinada adjetiva porque la oración califica o describe al sustantivo casa: ¿De qué casa estamos hablando? De la casa donde vives.

En la tercera proposición, la oración que tenía el espíritu maligno es una oración subordinada porque tiene un verbo conjugado (tenía) que sigue a un detector de subordinación (que). Pero además de eso, también es una oración subordinada adjetiva porque la oración califica o describe al sustantivo hombre: ¿De qué hombre estamos hablando? Del hombre que tenía el espíritu maligno.

En resumen, las oraciones subordinadas adjetivas son oraciones subordinadas que califican o describen a un sustantivo.

Espero que este repaso les haya sido de ayuda. Dios mediante, el día de mañana estaremos considerando otras preguntas relacionadas a las oraciones subordinadas adjetivas.

A su servicio,

Daniel.

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s