Verbos perifrásticos

bible-839093_1920

Bienvenidos a la dosis diaria de gramática para hoy, miércoles 16 de diciembre.

El día de ayer repasamos los complementos preposicionales del verbo. Una de las cosas que vimos fue que hay algunos verbos que necesitan ser acompañados de una frase que empiece con una preposición para poder expresar una idea completa. El día de hoy veremos otro tipo de verbos que necesitan más de una palabra para expresar una idea completa. Este tipo de verbos se llaman perifrásticos.

En las palabras de Yliana Cohen, los verbos perifrásticos son «verbos constituidos por dos formas verbales que -juntas- significan algo distinto de lo que expresarían de estar solas. Una de estas formas estará conjugada… y la otra será un verboide» (p. 286). En otras palabras, los verbos perifrásticos consisten en la unión de un verbo conjugado y un verboide (infinitivo, gerundio o participio).

Hay tres maneras en las que los verbos conjugados pueden estar unidos a los verboides. La primera manera es mediante una preposición. Veamos algunos ejemplos. En los siguientes ejemplos, el verbo conjugado estará escrito en rojo, la preposición estará escrita en azul y subrayada, y el verboide estará escrito en magenta:

  1. Los sirios se negaron a ir en auxilio de los amonitas. (1 Cró 19:19 NVI)
  2. ¿No cuidaré de decir lo que Jehová ponga en mi boca? (Núm 23:12 RV60)
  3. ¡Y hasta la alegría de la gente acabó por marchitarse! (Joel 1:12 NVI)

La segunda manera en que los verbos conjugados se unen a verboides en una paráfrasis verbal es mediante la conjunción que. En los siguientes ejemplos, el verbo conjugado estará escrito en rojo, la conjunción que estará escrita en azul y subrayada, y el verboide estará escrito en magenta:

  1. No hay que pasarse de malo, ni portarse como un necio. (Ecl 7:17 NVI)
  2. Cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe. (Heb 11:6)

La tercera manera en que los verbos conjugados se unen a verboides en una paráfrasis verbal es de manera directa, es decir, sin la ayuda de ninguna palabra intermediaria. En los siguientes ejemplos, el verbo conjugado estará escrito en rojo y el verboide, en magenta:

  1. Al cabo de ciento cincuenta días las aguas habían disminuido. (Gén 8:3 NVI)
  2. Yo solía ir con la multitud. (Sal 42:4)
  3. Si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición! (Gál 1:9)

En resumen, una paráfrasis verbal consiste en la unión de un verbo conjugado y un verboide ya sea de manera directa o mediante una preposición o conjunción para expresar una idea completa.

Espero que este repaso les haya sido de ayuda. Dios mediante, el día viernes estaremos repasando la diferencia entre las oraciones simples y las compuestas.

A su servicio,

Daniel

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s