Técnicas para identificar el complemento directo IIIb

bible-839093_1920

Bienvenidos a la dosis diaria de gramática para hoy, viernes 11 de diciembre.

El día de ayer repasamos la tercera técnica para identificar el complemento directo que encontramos en el libro Redacción sin dolor de Sandro Cohen, pero sólo pudimos ver un ejemplo de dicha técnica. El día de hoy veremos más ejemplos para comprenderla mejor.

Antes de ver estos ejemplos, recordemos la técnica que aprendimos ayer. La tercera técnica para identificar el complemento directo del núcleo del predicado consiste en convertir el supuesto complemento directo en el sujeto pasivo de la oración. Si después de hacer esto, el sentido de la oración no cambia, entonces nuestra sospecha sobre el complemento directo estaba en lo cierto.

Ahora sí, veamos los ejemplos de hoy. En las siguientes oraciones, el sujeto estará escrito en azul, el verbo estará subrayado y el complemento directo estará escrito en rojo.

  1. Los magistrados mandaron a unos guardias al carcelero. (Hec 16:35 NVI)
  2. Unos guardias fueron mandados por los magistrados al carcelero.

En la primera oración sospechamos que la frase unos guardias es el complemento directo del verbo mandaron. Para comprobarlo, convertimos el supuesto complemento directo (unos guardias) en el sujeto pasivo en la segunda oración. Como el sentido de la oración se mantiene igual después de hacer esto, concluimos que nuestra sospecha era correcta: la frase unos guardias sí era el complemento directo en la primera oración.

Veamos otro ejemplo:

  1. Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos. (Jos 10:11 RV60)
  2. Grandes piedras fueron arrojadas por Jehová desde el cielo sobre ellos.

En la primera oración sospechamos que la frase grandes piedras es el complemento directo del verbo arrojó. Para comprobarlo, convertimos el supuesto complemento directo (grandes piedras) en el sujeto pasivo en la segunda oración. Como el sentido de la oración se mantiene igual después de hacer esto, concluimos que nuestra sospecha era correcta: la frase grandes piedras sí era el complemento directo en la primera oración.

Espero que este repaso les haya sido de ayuda. Dios mediante, el día de mañana estaremos repasando el complemento indirecto del núcleo del predicado. ¡Hasta entonces!

A su servicio,

Daniel

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s