Técnicas para identificar el complemento directo II

bible-839093_1920

Bienvenidos a la dosis diaria de gramática para el día de hoy, martes 8 de diciembre.

El día de ayer empezamos a repasar la técnicas para identificar el complemento directo del núcleo del predicado que encontramos en el libro Redacción sin dolor de Sandro Cohen. El día de hoy veremos la segunda de ellas.

Esta segunda técnica consiste en sustituir lo que sospechamos que es el complemento directo por un pronombre que concuerda con el presunto complemento en número y género (lo, los, las, etc.). Si después de hacer la sustitución, la oración mantiene el mismo sentido, entonces debemos concluir que ése sí era el complemento directo.

Veamos algunos ejemplos. Como hemos venido haciendo por un par de días, el núcleo del predicado estará subrayado y el complemento directo estará escrito en rojo.

  1. ¿Tú darás la vida por mí? (Juan 13:38 NVI)
  2. ¿Tú la darás por mí?

Como podemos ver, en la primera oración sospechamos que la frase la vida es el complemento directo del verbo transitivo darás. Si estamos en lo correcto, podremos sustituir esa frase por el pronombre femenino singular la. Cuando lo hacemos, vemos que la oración mantiene el sentido. Por lo tanto, concluimos que la frase la vida es el complemento directo.

Cabe aclarar  que en el caso anterior encontramos dos palabras que se escriben igual pero son diferentes. La palabra la en la vida es un artículo determinado, pero la palabra la que usamos para reemplazarla es un pronombre acusativo. Se escriben igual, pero son diferentes. Es bueno aclarar esto para que no pensemos que la palabra que usamos para reemplazar el complemento es el artículo. Pues no lo es; es el pronombre acusativo.

Veamos otro ejemplo.

  1. Los oficiales de Hiram y los de Salomón trajeron madera de sándalo y piedras preciosas. (2 Cró 9:10)
  2. Los oficiales de Hiram y los de Salomón las trajeron.

En esta segunda oración sospechamos que la frase madera de sándalo y piedras preciosas es el complemento directo del verbo transitivo trajeron. Si estamos en lo correcto, podremos sustituir esa frase por el pronombre femenino plural las. Cuando lo hacemos, vemos que la oración mantiene el sentido. Por lo tanto, concluimos que la frase madera de sándalo y piedras preciosas es el complemento directo.

A propósito, este segundo ejemplo sirve para reforzar la aclaración de que usamos el pronombre y no el artículo para sustituir el presunto complemento directo.

Espero que este repaso les haya sido de ayuda.

A su servicio,

Daniel

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s