Verboides (infinitivo, gerundio, participio)

bible-839093_1920

Buenos días, queridos hermanos y hermanas. Espero que hayan disfrutado de su fin de semana. Aquí tienen la dosis diaria de gramática para hoy, lunes 23 de noviembre.

En el último repaso vimos algunos usos del pronombre. El día de hoy vamos a considerar la idea del verboide. En las palabras de Cohen, el término verboide se refiere a «las formas no personales del verbo» (p. 273). En otras palabras, los verboides son formas del verbo que, a diferencia de los verbos conjugados, no indican persona en su conjugación.

En uno de los primeros repasos que publicamos en línea, dejamos en claro que el verbo conjugado independiente funciona como el núcleo del predicado (la parte principal de la oración). Recordemos que un verbo conjugado indica persona, número, tiempo y modo. Por ejemplo, el verbo conjugado comemos indica primera persona plural (nosotros), tiempo presente y modo indicativo (no es un deseo ni una orden sino una descripción de lo que pasa).

A diferencia de los verbos conjugados, existen otras formas del verbo que no indican persona. Estas formas nunca indican si estamos hablando de la primera (yo, nosotros), la segunda (tú, ustedes) o la tercera persona (él, ella, ellos). Estas formas no personales del verbo son los llamados verboides.

El primer tipo de verboide es el infinitivo. El infinitivo es un verboide que termina en –ar, –er o –ir. El infinitivo puede funcionar en la oración como sustantivo o complemento de otro verbo. En los siguientes ejemplos, el infinitivo estará escrito en rojo:

  1. Necesito confiar en el Señor.
  2. Vamos a cantar en la iglesia.
  3. Correr es bueno para la salud.

El segundo tipo de verboide es el participio. El participio es un verboide que termina en –ante o –ente si es activo o en –ado o –ido si es pasivo. Algunos participios irregulares terminan en –to, –so o –cho. El participio puede funcionar en la oración como adjetivo, complemento de otro verbo o sustantivo. En los siguientes ejemplos, el participio estará escrito en rojo:

  1. El Dios viviente reina desde su trono celestial.
  2. ¡El Señor ha resucitado!
  3. El hecho es que los salvó.

Por último, otro tipo de verboide es el gerundio. El gerundio es un verboide que termina en –ando o –endo. Normalmente, el gerundio funciona en la oración como complemento circunstancial del verbo conjugado. En los siguientes ejemplos, el gerundio estará escrito en rojo:

  1. Llegaron a la iglesia sonriendo.
  2. Sirvió durante el culto entregando boletines.
  3. El alumno está debiendo muchas tareas.

En resumen, el infinitivo, el participio y el gerundio son todos verboides. Como tales, son formas del verbo que no indican persona. Fíjense que ninguna de las palabras escritas en rojo en los ejemplos anteriores indican si son primera (yo, nosotros), segunda (tú, ustedes) o tercera persona (él, ella, ellos). Como debe estar claro, los verboides no pueden servir de núcleo del predicado porque el núcleo del predicado debe ser una forma personal del verbo (un verbo completamente conjugado).

Espero que esta explicación les haya sido de ayuda. Dios mediante, el día de mañana estaremos repasando la idea de la oración.

A su servicio,

Daniel

Posted in DDG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s