¿Cómo NO y cómo SÍ debemos ayunar?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore

TEXTO BÍBLICO: MATEO 6.16-18

16 “Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, [porque] demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa. 17 Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara 18 para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.”(NVI)

MEDITACIÓN

La comida es una de las necesidades más básicas de la vida. Tanto es así que nuestro propio cuerpo nos recuerda frecuentemente que necesitamos comer. Incluso, algunas veces lo hace a gritos cuando nos “suenan las tripas.” ¿Por qué entonces algunas personas se abstienen voluntariamente de comer por largos ratos? La palabra clave aquí es “voluntariamente.” No estamos hablando de los pobres que quieren comer pero no tienen los recursos para adquirir alimentos. Estamos hablando de aquellos que, a pesar de tener los recursos para comprarse un plato de comida, deciden voluntariamente no comer por cierto tiempo. A veces decidimos no comer porque el médico nos ha instruido que estemos en ayunas hasta que nos tomen un examen de sangre. Otras veces decidimos no comer porque estamos trabajando en un proyecto importante que debemos presentar en unas horas. En el primer caso, nos abstenemos de comer por el bien de nuestra salud, mientras que, en el segundo caso, nos abstenemos de comer por el bien de nuestra economía. En ambos casos, hemos decidido que, a pesar que el alimento sea esencial para nuestra vida, en ese momento hay algo más importante. Vemos algo similar en el ayuno cristiano. En términos generales, ayunar significa abstenerse de comer por un tiempo determinado. El ayuno cristiano consiste en abstenerse de comer por un tiempo determinado para humillarse delante de Dios y buscar su bendición en oración con más intensidad. El ayuno cristiano es una afirmación de la importancia de Dios por sobre la comida. El ayuno cristiano es una manera muy concreta de expresar un “hambre” más grande por Dios que por el pan de este mundo. El ayuno cristiano conforma nuestro corazón al del salmista que se dirigió al Señor con tal fervor que le dijo: “¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.” (Salmos 73.25-26 RV60) El ayuno cristiano es una expresión de las verdaderas prioridades de nuestras vidas: nuestro apetito no nos controla—sólo Dios lo hace. Por lo tanto, el ayuno espiritual es una excelente práctica para el cristiano. Es algo que se debe practicar con cierta frecuencia. Interesantemente, el Señor Jesús no deja una frecuencia determinada para ayunar. En otras palabras, Él nunca dice, “ustedes ayunen tres días a la semana,” o, “ayunen a tales horas del día.” Parece entonces que tenemos la libertad de decidir con qué frecuencia ayunaremos pero lo que sí está claro es que debemos ayunar en algún momento. El texto bíblico de hoy asume que los discípulos de Jesús tendrán la costumbre de ayunar. Siguiendo con el famoso “Sermón del Monte,” la lectura de hoy nos presenta a  Jesús enseñando sobre el ayuno en medio de una sección en la que se enfocaba en revelar y corregir diferentes formas de hipocresía. El mensaje principal de hoy es claro: no debemos ayunar escandalosamente para llamar la atención humana sino discretamente para recibir la recompensa divina. Veamos este contraste en más detalle.

Lo primero que encontramos es la forma y la finalidad INCORRECTAS del ayuno (v.16). La forma en que no debemos ayunar es “poniendo cara triste como hacen los hipócritas.” En otras palabras, no debemos ayunar de manera escandalosa. Era común en los tiempos bíblicos que, al lamentarse, la gente se eche sobre sí mismos polvo y ceniza. El rebajarse hasta el suelo era una forma de expresar su profunda tristeza. Obviamente, si alguien hacía algo así después de haber perdido a uno de sus hijos, nadie pensaría que lo estaba haciendo de manera hipócrita. Pero si tomamos la costumbre de pintarnos ojeras con ceniza cada semana al ayunar y así salimos a la calle, eso ya es otra cosa. El hipócrita es alguien que pretende ser algo que en realidad no es. El que ayuna poniendo cara triste o aplicándose ceniza al rostro en público pretende estar haciendo un servicio para Dios pero en realidad está buscando beneficiarse a sí mismo en este mundo. Esto se ve claramente en la finalidad de tal ayuno: “mostrar que están ayunando.” Es decir que la finalidad de este ayuno escandaloso es llamar la atención de las personas, buscar el reconocimiento y la adulación de los seres humanos. Este ayuno no es un servicio a Dios sino un servicio a la gloria personal en este mundo. Por eso es un ayuno hipócrita. Jesús enseña que tal ayuno hipócrita no recibirá ninguna recompensa de Dios. Todo lo que recibirán estos hipócritas es la adulación de las personas que vean sus “caras tristes” mas no la bendición del Padre celestial, la cual está reservada para aquellos que practican el verdadero ayuno cristiano.

Precisamente esto es lo segundo que Jesús nos enseña: la forma y la finalidad CORRECTAS del ayuno (v.17-18). En contraste con el ayuno hipócrita, la forma en que el ayuno cristiano sincero debe practicarse es “perfumándose la cabeza y lavándose la cara.” En otras palabras, debemos ayunar discretamente, es decir, borrando cualquier indicio que estemos orando—sea polvo o ceniza o cualquier otra cosa. La finalidad del ayuno discreto es que sólo una persona se entere que estás ayunando: “tu Padre que está en lo secreto.” Ahora bien, esto no quiere decir que ayunos grupales en la iglesia estén prohibidos porque otras personas se enterarían de tu ayuno. Obviamente, si todos en la iglesia están ayunando, tu ayuno ya no llamará la atención de la gente porque todos estarán ayunando. De todas formas, aun en esos casos no debemos hacer nada de forma escandalosa para distinguirnos del resto. La finalidad del ayuno discreto es que nos enfoquemos en Dios. Y si nos enfocamos en Dios ayunando de manera discreta, entonces podremos esperar confiados una respuesta positiva a las oraciones que hagamos en el Espíritu de Jesús porque Jesús mismo nos promete que el Padre celestial “recompensará” tal ayuno. El texto no especifica la recompensa que el Padre dará, pero si recordamos que el ayuno es practicado con la oración, entonces podemos estar seguros que Dios responderá esas oraciones. La oración es necesaria para un verdadero ayuno cristiano. Recordemos que no ayunamos para bajar de peso, sino para buscar la bendición de nuestro Padre con gran intensidad. Y podemos estar seguros que encontraremos esa bendición porque hemos sido reconciliados a Él por medio de la cruz de Jesús, quien se sacrificó por nosotros, dejando a un lado todas las comodidades y lujos de su trono celestial para unirse a nosotros y rescatarnos de las tribulaciones de este mundo. Ahora es nuestro turno de sacrificar los placeres de este mundo pasajero para aumentar nuestra hambre por Jesús hasta que esta hambre sea satisfecha completamente cuando Él regrese en gloria. ¡Dios traiga ese día muy pronto!

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por enseñarnos por medio de Jesús cómo no debemos ayunar y cómo sí debemos hacerlo. Ayúdanos a apreciar el valor de esta disciplina espiritual para que seamos llenos de tu Espíritu Santo y de toda bendición espiritual en Cristo. Ayúdanos entender que necesitamos la llenura de tu Espíritu más que la llenura de nuestros estómagos. No nos dejes caer en la hipocresía del ayuno escandaloso para que no perdamos nuestra recompensa. Te pedimos todo esto confiando, no en lo que nosotros hagamos por ti, sino en lo que Tú hiciste por nosotros por medio de la muerte y la resurrección de Jesús. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s