¿Qué tiene que ver un programa de juegos norteamericano con la separación de Abraham y su sobrino Lot?

Saga de Abraham

TEXTO BÍBLICO: GÉNESIS 13.1-18

1 Abram salió de Egipto con su esposa, con Lot y con todos sus bienes, en dirección a la región del Néguev. 2 Abram se había hecho muy rico en ganado, plata y oro. 3 Desde el Néguev, Abram regresó por etapas hasta Betel, es decir, hasta el lugar donde había acampado al principio, entre Betel y Hai. 4 En ese lugar había erigido antes un altar, y allí invocó Abram el nombre del SEÑOR. 5 También Lot, que iba acompañando a Abram, tenía rebaños, ganado y tiendas de campaña. 6 La región donde estaban no daba abasto para mantener a los dos, porque tenían demasiado como para vivir juntos. 7 Por eso comenzaron las fricciones entre los pastores de los rebaños de Abram y los que cuidaban los ganados de Lot. Además, los cananeos y los ferezeos también habitaban allí en aquel tiempo. 8 Así que Abram le dijo a Lot: «No debe haber pleitos entre nosotros, ni entre nuestros pastores, porque somos parientes. 9 Allí tienes toda la tierra a tu disposición. Por favor, aléjate de mí. Si te vas a la izquierda, yo me iré a la derecha, y si te vas a la derecha, yo me iré a la izquierda.» 10 Lot levantó la vista y observó que todo el valle del Jordán, hasta Zoar, era tierra de regadío, como el jardín del SEÑOR o como la tierra de Egipto. Así era antes de que el SEÑOR destruyera a Sodoma y a Gomorra. 11 Entonces Lot escogió para sí todo el valle del Jordán, y partió hacia el oriente. Fue así como Abram y Lot se separaron. 12 Abram se quedó a vivir en la tierra de Canaán, mientras que Lot se fue a vivir entre las ciudades del valle, estableciendo su campamento cerca de la ciudad de Sodoma. 13 Los habitantes de Sodoma eran malvados y cometían muy graves pecados contra el SEÑOR. 14 Después de que Lot se separó de Abram, el SEÑOR le dijo: «Abram, levanta la vista desde el lugar donde estás, y mira hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y hacia el oeste. 15 Yo te daré a ti y a tu descendencia, para siempre, toda la tierra que abarca tu mirada. 16 Multiplicaré tu descendencia como el polvo de la tierra. Si alguien puede contar el polvo de la tierra, también podrá contar tus descendientes. 17 ¡Ve y recorre el país a lo largo y a lo ancho, porque a ti te lo daré!» 18 Entonces Abram levantó su campamento y se fue a vivir cerca de Hebrón, junto al encinar de Mamré. Allí erigió un altar al SEÑOR.(NVI)

MEDITACIÓN

“¡¿Quién quiere ser un millonario?!” Este programa de televisión se hizo muy popular tan pronto fue estrenado en los EEUU. El programa de juego consistía en que un participante podía avanzar de una ronda a la siguiente respondiendo preguntas que cada vez se hacían más difíciles. El atractivo del juego era que cada pregunta que uno respondía correctamente brindaba un premio monetario cada vez mayor para el participante. En otras palabras, si respondías la primera pregunta correctamente, ganabas $100 y podías responder la siguiente pregunta más difícil para ganar $1,000, y así sucesivamente. El premio por responder la última pregunta era ¡un millón de dólares! Pero lo que hacía del juego realmente emocionante era que si uno decidía pasar a la siguiente ronda pero respondía mal la nueva pregunta, entonces perdía el dinero que había ganado hasta entonces. Es decir que si un participante ya había ganado $ 500,000, pero quería ganar todo el millón, tenía que arriesgar esos $500,000 que ya había ganado para poder tener la oportunidad de responder la pregunta del millón. Si respondía correctamente la pregunta, se ganaba el millón, pero si respondía incorrectamente, perdía $ 500,000. La gran pregunta que causaba toda la emoción era, “¿arriesgo el dinero que ya he ganado para ganar más o me aseguro con lo que ya tengo?” En algunos casos, el deseo de ganar más dinero resultaba en la pérdida de todo lo que se había amasado. Vemos algo similar en la historia bíblica del día de hoy. En el capítulo 13 de Génesis leemos que los conflictos entre los trabajadores de Abraham (que todavía es llamado Abram) y los de su sobrino Lot causaron la separación de los familiares. El patriarca Abraham le da la preferencia a Lot para que su sobrino decida a dónde irse. Lot decide establecerse en la tierra más prometedora pero el resultado sería similar al de algunos participantes del juego, “¿Quién quiere ser un millonario?” El deseo de ganar más resultaría en la pérdida de todo lo que Lot había amasado hasta el momento. Pero a diferencia de lo que le pasaría a Lot, Dios le reitera su promesa a Abraham de bendecirlo con una numerosa descendencia y de bendecir a dicha descendencia con toda la tierra de Canaán a pesar que ésta estaba habitada. Ese es el punto principal de la historia. Pero para entenderla mejor, veamos cada una de las partes de la historia con mayor detenimiento.

En la primera parte vemos que el patriarca retorna a la tierra prometida (vv.1-5). La hambruna que azotó a la tierra de Canaán y motivó a Abraham a viajar a Egipto ya había pasado. Por lo tanto, Abraham regresa a Canaán con todas las riquezas que habían sido multiplicadas en Egipto debido en parte a las intrigas que el patriarca había ideado con respecto a su esposa Sara. Abraham regresa a los mismos lugares en Canaán de donde había partido inicialmente y adora a Dios en el mismo altar que había erigido en Betel antes de irse a Egipto—seguramente para agradecerle al Señor por haberlo traído de vuelta con bien. Pero el patriarca hebreo no era el único cuyas riquezas se habían multiplicado en Egipto. Su sobrino Lot, quien hasta el momento no se despegaba de Abraham, también se había beneficiado de todas las bendiciones que Dios estaba derramando sobre su tío. Las riquezas de Lot, y en particular sus ganados, también se habían multiplicado como los de su tío. Irónicamente, esta prosperidad tan abundante con la que Dios los estaba bendiciendo resultaría en la separación de los familiares.

Segundo, el sobrino se separa y se asegura (vv.6-13). Los pastos de Betel no se daban abasto para alimentar a la cantidad combinada de los ganados de Abraham y Lot. Y es que los familiares no eran los únicos que habitaban la tierra: los paganos cananeos y ferezeos también estaban presentes. Por lo tanto, con la intención de evitar que las fricciones entre sus pastores llevaran a fricciones entre los mismos parientes, Abraham le propone a Lot que se separen pero le da la prioridad a su sobrino para que él decida qué tierra poseer. Naturalmente, Lot elige a la tierra más prometedora, “el valle de Jordán,” la cual, por ser regada por el río como la tierra de Egipto de la que acababan de regresar, no sólo contribuiría a su mayor prosperidad sino que también le ayudaría a sobrevivir en caso que otra hambruna azotara la tierra. Y es así que Lot se separa de Abraham y se muda al valle del Jordán. Lo que Lot no consideró fue que las ciudades vecinas de Sodoma y Gomorra cometían cosas tan ofensivas contra Dios que el Señor las destruirá muy pronto de manera tan drástica que toda esa tierra se convertiría en el baldío. El deseo de ganar más resultaría en la pérdida de todo lo que Lot había amasado hasta el momento. Naturalmente, Lot no sabía que algo así ocurriría. De hecho, él mismo es considerado un hombre justo que no participaba de las fechorías de los sodomitas. Pero vemos que la sola elección del tipo de personas con las que uno se asocia puede traer una bendición o una maldición sobre nosotros. Lot estaba siendo bendecido todo el tiempo en el que vivía junto con Abraham, pero no pasó mucho tiempo después de que se separó de su tío y se mudo cerca de pecadores para que perdiera todo lo que tenía. Tenemos que tener cuidado con quién nos juntamos y hacemos negocios. El pecado de aquellos con los que nos asociamos puede afectarnos—aun si nosotros mismos no lo practicamos.

Tercero, Dios reitera su promesa al patriarca (vv.14-18). A pesar de los retos administrativos de la tierra y a pesar de la presencia de pueblos paganos como los cananeos y los ferezeos, el Señor Dios le reitera su promesa a Abraham después de la separación de su sobrino Lot: “te voy a dar una descendencia tan numerosa como el número de granos del polvo de la tierra y a ellos les daré toda la tierra de Canaán donde te encuentras.” En respuesta a tales promesas, Abraham, después de mudarse a Hebrón, al sur de Betel, construye otro altar de donde adora y agradece al Dios que lo había prosperado tanto a pesar de tantos retos y que prometía bendecirlo aun más. Así como el Señor le reiteró su promesa de bendición a Abraham en medio de diversos retos, así también Dios nos promete a todos los que estamos unidos a Abraham por medio de la fe en su descendiente Jesús que Él nos bendecirá de manera sorprendente a pesar de cualquier reto que estemos pasando y nos hará herederos de su reino eterno cuando Jesús regrese en gloria. Y así como Abraham respondió a las promesas que Dios le hizo con un espíritu de adoración construyendo un altar, nosotros también debemos responder a las promesas maravillosas que Dios nos hace a nosotros en Cristo con alabanzas y acciones de gracias a Dios por medio de Jesús, quien nos hace miembros de su misma familia, la familia de Abraham, la familia bendecida. 

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por reiterar tus promesas de bendición a nosotros como lo hiciste con Abraham. Así como Lot era bendecido por aferrarse a Abraham, nosotros también seremos bendecidos por aferrarnos a Cristo Jesús, el descendiente de Abraham. No permitas que nos separemos de Jesús como Lot se separó de Abraham. Ayúdanos a entender que todo nuestro bien se encuentra sólo en tu Hijo para que nos aferremos cada vez más fuerte a Él. Te pido esto sabiendo que me responderás porque es tu voluntad revelada en Jesús, quien nos une a su antepasado Abraham, y más importante, nos une a ti mismo, Padre suyo y padre nuestro. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s