Si todos venimos de un solo hombre, ¿por qué hablamos diferentes idiomas?

Gen11Dore
TEXTO BÍBLICO: GÉNESIS 11.1-9

1 En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda la tierra. 2 Al emigrar al oriente, la gente encontró una llanura en la región de Sinar, y allí se asentaron. 3 Un día se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos, y a cocerlos al fuego.» Fue así como usaron ladrillos en vez de piedras, y asfalto en vez de mezcla. 4 Luego dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.» 5 Pero el SEÑOR bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, 6 y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr. 7 Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.» 8 De esta manera el SEÑOR los dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad. 9 Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el SEÑOR confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo.(NVI)

MEDITACIÓN

No hay duda que el hablar diferentes crea confusión. El Señor me dio la oportunidad de ir a la China una vez con un equipo de la iglesia. Cuando llegamos al aeropuerto de Pekín, decidimos tomar algo en la cafetería mientras esperábamos el trasbordo a la ciudad que íbamos. El primer reto que tuvimos fue ordenar las bebidas. Tuve que señalar con el dedo en el menú el té que quería ordenar ya que ni la mesera hablaba inglés ni yo hablaba chino. Pero ese no fue lo más difícil de la experiencia. Después que la mesera trajo el té, intenté tomarlo pero salía muy poco líquido cuando me ponía la taza en la boca. Finalmente, la mesera se dio cuenta de lo mucho que luchaba para sacar un solo sorbo de la taza y sin usar palabras me mostró que yo estaba intentando tomar de la taza con el filtro puesto. La razón por la que salía poco líquido era que estaba intentando tomar té del filtro y no de la taza. Tenía que haber sacado el filtro primero para poder empezar a tomar el té. A pesar de las risas que compartimos con el equipo, me sentí un poco tonto. Pero como no conocía el sistema ni hablaba el mismo idioma de la mesera para preguntarle, tuve que luchar con la taza hasta que ella se dio cuenta de mi dilema. El hablar diferentes idiomas crea confusión. Podemos ver el mismo principio en el texto bíblico de hoy. Es la famosa historia de la torre de Babel. Ya el diluvio quedó atrás. Los hijos de Noé se han reproducido y la población se ha multiplicado. De todas formas, vemos algo que habíamos observado antes. El diluvio no solucionó el problema fundamental de la humanidad. Los seres humanos siguen separados de Dios e inclinados al mal, lo cual se manifiesta claramente en la primera sección de la narración.

La primera parte de la historia nos presenta la intención insubordinada de la humanidad (vv. 1-4). Al leer la frase “en ese entonces,” no debemos concluir que los eventos narrados en este capítulo sucedieron después de toda la multiplicación descrita en el capítulo anterior. Lo cierto es que ocurrieron en medio de ella. En el capítulo anterior los pueblos terminan hablando diferentes idiomas pero en este capítulo todos utilizaban el mismo lenguaje. ¿Entonces cuándo fue “ese entonces”? Parece haber sido en los tiempos de Péleg, el hijo de Éber, porque el texto dice que “en su tiempo se dividió la tierra” (Gén 10.25). De todas formas, también se nos dice que la gente emigró al oriente hasta asentarse en la región de Sinar. Después del diluvio, el arca había quedado varada sobre los montes de Ararat, en lo que hoy es Turquía. Los descendientes de los hijos de Noé viajaron en dirección este hasta llegar a Sinar en Mesopotamia, la cual incluía regiones modernas como Iraq, Kuwait e Irán. De hecho, Babel, ciudad construida por Nimrod, la cual se convertiría en Babilonia, símbolo de la rebeldía humana en el resto de la Biblia, estaba localizada en lo que hoy es Iraq. Es en Babel donde la gente elabora su intención insubordinada. Este plan de rebeldía egocéntrica consistía en construir una torre con los ladrillos que acaban de inventar con el fin de hacerse famosos y prevenir su dispersión por toda la tierra. Dios le había ordenado a la humanidad, “multiplíquense y llenen toda la tierra” (Gén 9.1). En oposición directa al mandato de Dios, la humanidad decide usar su nueva tecnología para formarse un destino diferente. El diluvio no arregló el problema de fondo de la humanidad. Los seres humanos siguen tan rebeldes y egocéntricos como antes.

La segunda parte de la historia nos presenta la crítica celestial (vv. 5-7). Irónicamente, se nos dice que el Señor tuvo que bajar para poder ver la torre que, según los hombres, llegaría hasta el cielo. El punto no es que Dios tiene que bajar del cielo para saber lo que pasa en la tierra. Él es omnisciente. Él sabe todo lo que ocurre en todas partes. El punto es que todo el esfuerzo humano es inútil para alcanzar a Dios. Para que haya contacto humano con la divinidad, Dios debe acercarse al hombre. Por así decirlo, Dios tiene que “bajar” del cielo. ¿Pero cuál fue la evaluación divina del proyecto humano cuando Dios “bajó del cielo”? La unidad de lenguaje entre los seres humanos estaba ocasionando la multiplicación de su maldad. Como dicen, “la unión hace la fuerza”—sea para bien o para mal. En vez de utilizar la fuerza y la creatividad unida que disfrutaban para hacer el bien y cumplir los mandamientos de Dios, la humanidad utilizaba esa unidad para intentar frustrar los planes de Dios. Pero como la humanidad aprendería una vez más, nadie puede frustrar los planes de Dios. Los planes de Dios se cumplirán a las buenas o a las malas. La humanidad se rehusó a dispersarse por toda la tierra por las buenas así que Dios decidió dispersarlos por las malas.

La tercera y última parte de la historia nos presenta la confusión concluyente (vv. 8-9). Finalmente, Dios ejecuta su juicio confundiendo el lenguaje de las personas y dispersándolos por todo el mundo. Para recordar este incidente, la ciudad donde ocurrió es llamada “Babel,” que suena como la palabra hebrea para “confundir.” Ya que no pueda haber unión sin comunicación, la confusión de lenguajes evitaría que los dispersados unieran sus fuerzas para oponerse a Dios otra vez. Es así como se hablan diferentes idiomas en los pueblos del mundo a pesar que todos estos desciendan del mismo hombre. El ser humano no puede alcanzar la divinidad por medio de sus esfuerzos. Hay un solo Dios poderoso y soberano sobre toda la creación. Todos debemos servirlo. Sus planes no pueden ser frustrados. Estos planes incluyen que todos los pueblos y naciones lo alaben a una sola voz por la gran redención que Él ha logrado por medio de su Hijo. Dios ha bajado del cielo y se ha hecho hombre en Jesús para salvar a personas de toda lengua de sus pecados. Unamos nuestras fuerzas los cristianos, esparcidos por todo el mundo, no para resistir los planes de Dios como nuestros antepasados hicieron en la torre de Babel, sino para llevar estos planes a cabo y que todo el mundo alabe su nombre en Cristo por el Espíritu Santo. Amén. 

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por mostrarnos lo que no debemos hacer con la unidad que Tú deseas que tengamos. Corrígenos y no permitas que unamos nuestras fuerzas para multiplicar el mal sino para propagar el bien. Envíanos hasta los rincones más alejados de la tierra para que todos los pueblos escuchen las buena nueva de Cristo y te alaben por tu salvación. Eres digno de ser adorado por todos los pueblos porque Tú nos has creado y Tú nos sostienes en todo momento. Bendito sea tu nombre poderoso y soberano en toda la tierra. Te pido esto confiando que tus planes no serán frustrados sino que todos se cumplirán en Jesucristo por el Espíritu Santo. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s