¿Es verdad que Jesús enseñó que los cristianos debían guardar la ley judía?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore

TEXTO BÍBLICO: MATEO 5.17-20

17 “No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. 18 [Porque] les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido. 19 [Por lo tanto,] todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. 20 Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley.”(NVI)

MEDITACIÓN

Muchas veces, las apariencias engañan. Una noche hice el favor de darle un aventón a su departamento a un hermano de la iglesia junto con toda su familia después de un estudio bíblico. Yo pensaba que los dejaría y me iría rápido por lo que no cuadré el auto y sólo paré en medio de la pista. El hermano empezó a conversar conmigo dentro del carro después que su familia había salido del carro y entrado al departamento. El auto seguía encendido en medio de la pista y los minutos comenzaron a correr hasta que, de pronto, vino un carro de policía con las luces prendidas por detrás de nosotros. Los oficiales nos ordenaron que saliésemos del auto y que nos parásemos fuera del auto con las manos sobre el vehículo. Paso seguido, los policías inspeccionaron nuestros bolsillos y el auto y nos hicieron una serie de preguntas. ¿Qué había pasado? El vecindario era conocido por el tráfico de drogas. Dos hombres conversando en ese vecindario de noche con el auto encendido en medio de la pista era una actividad muy sospechosa. Gracias a Dios no pasó nada. Ellos estaban buscando traficantes de drogas pero se encontraron cristianos regresando de un estudio bíblico. Muchas veces, las apariencias engañan. Las apariencias engañaron a estos policías hace un par de años y las apariencias engañaron a los contemporáneos de Jesús hace un par de milenios. Jesús no guardaba algunas de las tradiciones de los grupos más religiosos de su tiempo. Por lo tanto, algunas personas concluyeron que Jesús enseñaba a romper los mandamientos de la ley que Dios le había dado a Israel por medio del profeta Moisés. Consecuentemente, antes de empezar a explicar el verdadero sentido de los mandamientos de Dios en el Sermón de Monte, Jesús aclara su relación con la Ley de Moisés.

¿Qué relación había entre Jesús y la Ley de Moisés? Primero, Jesús no anula la Ley de Moisés sino que la cumple (v. 17). Jesús no estaba en contra de la Ley. Los más religiosos pensaban que sí lo estaba porque Él no guardaba las tradiciones de ellos. El error que ellos cometieron es igualar a sus tradiciones con la Ley misma. Pero hay una diferencia entre lo que la Biblia dice y lo que nosotros creemos que dice. Nuestras interpretaciones y aplicaciones pueden estar equivocadas. Las de ellos lo estaban. Y como Jesús no les seguía el jueguito, ellos concluyeron que estaba en contra de la Ley, pero la verdad era todo lo contrario. Jesús estaba completamente a favor de la Ley. De hecho, Jesús vino a cumplir todas las promesas que la Ley le había hecho al pueblo de Dios. Jesús vino como el descendiente de Abraham que bendeciría a todas las naciones (Gén 12). Él vino como el cordero pascual superior cuya sangre obraría una liberación más grande que el éxodo de Egipto (Éxo 12). Él vino como el sumo sacerdote que ofrecería el único sacrificio perfecto por los pecados que no tendría que repetirse nunca a diferencia de todos los sacrificios levitas (Lev 1-6). Él vino como la verdadera roca que brota con agua espiritual que refresca en los desiertos más áridos de la vida (Núm 20). Él vino como el gran Profeta que Moisés prometió (Deu 18.15), como aquel que mediante el Espíritu Santo transformaría los corazones del pueblo de Dios para que por fin cumplan los mandamientos divinos (Deu 30.6). De hecho, Jesús haría lo que ningún ser humano había sido capaz de hacer antes: cumplir la Ley de Moisés perfectamente. Es justamente esa obediencia perfecta lo que lo calificaría para cumplir todo lo antes mencionado. No. Jesús no vino a anular la Ley sino a cumplirla.

Segundo, todo en la Ley se cumplirá (v. 18). Jesús dice que la razón por la que Él vino a cumplir la Ley es que todo en la Ley se debe cumplir al pie de la letra. Todo. Al pie de la letra. La palabra de Dios no puede fallar. Jesús dice que ni una “tilde” de la Ley dejará de ser cumplida. La tilde es la marca más pequeña que hacemos al escribir una palabra. Lo que está diciendo, por lo tanto, es que todo lo que la Ley afirma, por más pequeño e insignificante que parezca, sucederá. Este mundo seguirá dando vueltas hasta que todo lo que Dios ha prometido en su Ley se cumpla. ¡Qué poderoso y fiel es Dios para poder asegurarse que todo lo que ha prometido se cumpla! Podemos confiar con todo nuestro corazón en sus promesas con la plena convicción que no seremos defraudados. Pero también debemos obedecer todo lo que nos manda porque tendremos que responder por toda desobediencia. Y ese es el siguiente punto.

Tercero, los discípulos de Jesús deben obedecer todos los mandamientos de la Ley (vv. 19-20). Si Dios se asegurará que todo en su Ley se cumpla, consecuentemente, sus siervos deben obedecer todo lo que la Ley manda. Debemos guardar todos los mandamientos y enseñar a otros a hacer lo mismo. Jesús dice que todo aquel que rompa algunos mandamientos y enseñe a otros a hacer lo mismo será considerado “el más pequeño” en su reino venidero. Es decir que los hipócritas serán considerados el peor tipo de personas en el reino de Dios. Pero el que vayan a ser considerados de esa manera, no quiere decir que heredarán el reino. Los alumnos de la universidad “X” pueden considerar a los alumnos de la universidad “Y” los estudiantes más flojos de todos, pero eso no quiere decir que los estudiantes de “Y” estén en la universidad “X.” De la misma manera, el hecho que los que están dentro del reino de Dios consideren a los hipócritas como la peor clase de personas, no quiere decir que los hipócritas estén dentro del reino de Dios. De hecho, Jesús dice que si nuestra justicia no supera la de los fariseos y la de los maestros de la Ley, no heredaremos su reino venidero. Jesús condena repetidamente a estos grupos religioso judíos a través de los evangelios por su hipocresía (Luc 12.1). Ellos enseñaban a otros a obedecer toda la Ley pero ellos mismos no lo hacían (Mat 23.3). Guardaban meticulosamente los detalles de la Ley pero descuidaban los asuntos más importantes como la misericordia y la fidelidad (23.23). Jesús deja en claro que si nosotros hacemos lo mismo, no heredaremos su reino. Debemos guardar todos los mandamientos de Dios, empezando con los más importantes como el amor y la compasión.

¿Pero quiere decir esto que los cristianos deben obedecer toda la Ley de Moisés? ¿Acaso debían los cristianos no judíos circuncidarse y guardar el resto de mandamientos de Moisés para Israel? Algunos maestros judíos que reconocieron a Jesús como el Mesías interpretaron las palabras de Jesús de esa manera. Pero el Apóstol Pablo dejó en claro que estaban equivocados. Debemos ver las palabras de Jesús en su contexto. Jesús les estaba hablando a judíos en el contexto del pacto de Moisés. Jesús todavía no había establecido el nuevo pacto en la última cena. Jesús todavía no había muerto ni resucitado. El pacto que Jesús hizo con su iglesia es un pacto superior y diferente al de Moisés. Es superior porque la Ley de Moisés te daba mandamientos pero no te daba el Espíritu de Dios para poder cumplirlos. El nuevo pacto de Jesús sí te da el poder para obedecer a Dios en el Espíritu Santo. Además, el pacto de Jesús también es diferente al de Moisés porque muchos de los mandamientos dentro del pacto de Moisés ya no serían necesarios dentro del pacto de Jesús porque Jesús cumplió el propósito de ellos al morir y resucitar. Por ejemplo, los cristianos ya no necesitamos ofrecer animales en un altar porque entendemos que esos animales eran símbolos de Jesús, el Cordero de Dios, que se ofrecería por nuestros pecados en el altar de la cruz. Pero Jesús ya vino y ya murió y, por lo tanto, ya cumplió ese aspecto de la Ley. Nosotros ya no necesitamos ofrecer animalitos. Todo eso se cumplió en Jesucristo. La muerte y la resurrección de Jesús, el nuevo pacto que Jesús estableció en su propia sangre, son las razones por qué hoy en día no necesitamos circuncidarnos y guardar la letra de la Ley de Moisés para heredar el reino de Cristo. Lo que sí necesitamos hacer es obedecer todos los mandamientos de la Ley de Jesús. Cristo y sus apóstoles nos han dado mandamientos muy claros que debemos cumplir para que nuestra justicia supere a la “de los fariseos y de los maestros de la ley.” Debemos amar a Dios con todo el corazón y al prójimo como a nosotros mismos. Debemos dar nuestras vidas en servicio de nuestros hermanos así como Jesús la dio por nosotros. Y eso es más difícil que circuncidarse y ofrecer una animalito sobre un altar. Pero podremos hacerlo si hemos recibido el Espíritu de Jesús por la fe. ¿Mora en ti el Espíritu de Jesús?

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por enseñarnos que Jesús es tu Hijo que vino para cumplir la Ley de Moisés. Danos la fe para confiar en todas las promesas de la Biblia por la convicción que Tú cumplirás todo lo que has prometido. Llénanos del Espíritu Santo de Jesús para poder cumplir, no sólo la letra, sino también el espíritu de tu Ley de amor. Líbranos de la hipocresía y perdona nuestros pecados por el bien de Jesús que murió por nosotros. Te pido esto confiando sólo en Él y en sus méritos a mi favor. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s