Si ni el internet ni la imprenta existiesen, ¿qué harías para esparcir tus ideas por todo el mundo?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore

TEXTO BÍBLICO: MATEO 4.12-25

 12 Cuando Jesús oyó que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea. 13 Partió de Nazaret y se fue a vivir a Capernaúm, que está junto al lago en la región de Zabulón y de Neftalí, 14 para cumplir lo dicho por el profeta Isaías: 15 «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles; 16 el pueblo que habitaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido.» 17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca.» 18 Mientras caminaba junto al mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: uno era Simón, llamado Pedro, y el otro Andrés. Estaban echando la red al lago, pues eran pescadores. 19 «Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres.» 20 Al instante dejaron las redes y lo siguieron. 21 Más adelante vio a otros dos hermanos: Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en una barca remendando las redes. Jesús los llamó, 22 y dejaron en seguida la barca y a su padre, y lo siguieron. 23 Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente. 24 Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba. 25 Lo seguían grandes multitudes de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y de la región al otro lado del Jordán.(NVI)

MEDITACIÓN

El impacto de Jesucristo en la historia de la humanidad es increíble. Su vida partió la historia en dos. Cuando decimos que estamos en el año 2014, no queremos decir que el mundo tiene 2014 años, sino que han pasado 2014 años desde que Cristo vino al mundo. Pero lo más sorprendente es la manera cómo logró ese impacto. Él no era un rey ni un general que conquistara naciones a punta de espada y subyugara pueblos para imponerles sus ideas como otros después de Él lo han hecho, supuestamente en su nombre. No. Él era un carpintero judío en una colonia romana que pasó la mayor parte de su vida (30 años) como un desconocido. Le bastaron tres años de actividad para poner en marcha una revolución espiritual de escala mundial. ¿Cómo pasó algo así? Los cristianos creemos que es una obra de Dios, pero aun si decimos eso, ¿cómo así obró Dios tal milagro? El texto de hoy nos ayuda a responder esa pregunta. Aquí encontramos las actividades que caracterizaron los tres años públicos de Jesús. Las características del muy popular ministerio de Jesús en Galilea fueron (1) la predicación, (2) el discipulado y (3) los milagros. Para empezar, vemos que Jesús se estableció en Galilea para poner en marcha un ministerio de alcance internacional (vv. 12-16, 25). Él se fue a Galilea tan pronto oyó que Juan el Bautista había sido encarcelado en Jerusalén. Galilea estaba al norte de Israel, lejos de las autoridades que apresaron al Bautista, lo cual le daría a Jesús la libertad de desarrollar un ministerio de predicación muy similar al de su heraldo, ahora encarcelado. Ya que Galilea estaba en la frontera norte de Israel, estaba habitada por muchos extranjeros. Si bien es cierto que Jesús se enfocó en el pueblo judío a través de todo su ministerio, el trabajar entre extranjeros anticipaba la misión que le daría a sus discípulos después de resucitar: “hagan discípulos de todas las naciones.” De hecho, al final de nuestro relato vemos como su fama llegó a atraer personas de Siria, vecinos norteños de Israel. ¿Pero qué actividades hacía Jesús? Primero, se dedicaba a la predicación del reino y del arrepentimiento (vv. 17, 23b). En este sentido, su ministerio era una continuación del de Juan el Bautista que predicaba algo muy parecido. Tanto Juan como Jesús predicaban que todos debían arrepentirse, es decir, renunciar al mal que practicaban para empezar a vivir vidas consagradas a Dios. Era necesario arrepentirse porque el reino de Dios estaba a punto de establecerse y traería un juicio divino sobre los que no lo hicieran. La diferencia entre la predicación de Juan y la de Jesús era que Juan decía que él mismo no establecería el reino sino el que venía detrás después de él, es decir, Jesús. Todo el que se arrepentía y reconocía a Jesús como el Mesías, el Rey que Dios había prometido, participaría de su reino en el presente y heredaría su forma perfecta en el futuro. Los que no reconocían a Jesús como el Mesías, no participarían del reino y serían condenados. Segundo, Jesús también se dedicaba al discipulado, es decir, a la formación de seguidores que Él eligió personalmente (vv. 18-23a). En el texto vemos que Él llama por nombre a los pescadores galileos Simón Pedro, Andrés, Jacobo y Juan. El objetivo era hacerlos “pescadores de hombres.” Jesús se dedica a enseñarles personalmente, con mayor atención y explicación que a las muchedumbres. De hecho, les mostraría milagros que otros nunca verían. Él pasaba tiempo con ellos, comía y vivía con ellos. Todo con el fin de que ellos pudieran continuar la obra de predicación del reino después de su muerte. De hecho, ellos serían testigos fieles de su resurrección y harían miles y miles de discípulos por todo el mundo, “pescando” muchos hombres y mujeres para Dios. Por último, Jesús también se dedicaba a hacer muchos milagros (vv. 23c-25), los cuales incluían todo tipo de sanaciones y exorcismos. (Sí, los demonios existen pero Jesús tiene poder sobre ellos.) Estos milagros parecen ser lo que catapultó su fama por todo Israel y hasta por sus países vecinos. Predicación, discipulado y milagros. Así fue como Jesús puso en marcha su exitoso proyecto de revolución espiritual mundial. La única pregunta que queda es, ¿eres tú parte de esta revolución que continua transformando el mundo? ¿Te has arrepentido? ¿Has reconocido a Jesús como el Mesías, el Rey mediante el cual Dios está estableciendo su reino en este mundo? ¿Has respondido a Jesús como respondieron sus primeros discípulos, dejando todo atrás para hacer seguir sus mandamientos? Si lo haces, Jesús te usará para “pescar hombres,” serás parte de este proyecto divino de transformación mundial y tu vida tendrá un legado que durará por toda la eternidad.

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por haber mandado a tu Hijo a poner en marcha este movimiento que ha transformado millones de vidas y ha hecho de este mundo un mejor lugar. Gracias por la esperanza de Cristo que va más allá de este mundo. Me arrepiento de mis pecados. Reconozco a Jesús como tu Hijo, el Mesías. Te ofrezco mi vida en servicio para la expansión de su reino, que es tu reino, en la tierra. Lléname de tu Espíritu para poder cumplir tu voluntad en mi vida. Te pido esto con la certeza que me responderás porque te lo pido por medio de tu Hijo Jesús, nuestro Rey que continua pescando hombres y mujeres hoy a través de sus discípulos. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s