Si Dios mandara otro diluvio universal hoy, ¿te escogería para sobrevivirlo?

3000px-Gustave_Doré_-_The_Holy_Bible_-_Plate_I,_The_Deluge-001

TEXTO BÍBLICO: GÉNESIS 6.9-22

9 Ésta es la historia de Noé. Noé era un hombre justo y honrado entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios. 10 Tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet. 11 Pero Dios vio que la tierra estaba corrompida y llena de violencia. 12 Al ver Dios tanta corrupción en la tierra, y tanta perversión en la gente, 13 le dijo a Noé: «He decidido acabar con toda la gente, pues por causa de ella la tierra está llena de violencia. Así que voy a destruir a la gente junto con la tierra. 14 Constrúyete un arca de madera resinosa, hazle compartimentos, y cúbrela con brea por dentro y por fuera. 15 Dale las siguientes medidas: ciento cuarenta metros de largo, veintitrés de ancho y catorce de alto. 16 Hazla de tres pisos, con una abertura a medio metro del techo y con una puerta en uno de sus costados. 17 Porque voy a enviar un diluvio sobre la tierra, para destruir a todos los seres vivientes bajo el cielo. Todo lo que existe en la tierra morirá. 18 Pero contigo estableceré mi pacto, y entrarán en el arca tú y tus hijos, tu esposa y tus nueras. 19 Haz que entre en el arca una pareja de todos los seres vivientes, es decir, un macho y una hembra de cada especie, para que sobrevivan contigo. 20 Contigo entrará también una pareja de cada especie de aves, de ganado y de reptiles, para que puedan sobrevivir. 21 Recoge además toda clase de alimento, y almacénalo, para que a ti y a ellos les sirva de comida.» 22 Y Noé hizo todo según lo que Dios le había mandado. (NVI)

MEDITACIÓN

Anteayer vi la película “Noé.” Antes de verla, ya había sido advertido de las libertades que el director se había tomado con el texto. Ya sabía que muchas cosas iban a ser diferentes al relato bíblico. De hecho, incluso sabía qué cosas serían diferentes. Pero aun así, cuando vi la película, me sorprendió la figura tan diferente que se pinta de Dios, de Noé, de su familia, del resto de la humanidad y hasta de los ángeles. La película me dejó un mal sabor de boca. Pero de todas las cosas que me impactaron, la que más me dejó pensando fue el hecho que en la película Dios nunca le habla a Noé, quien simplemente tiene que tratar de descifrar los sueños que tiene. Como resultado, Noé comete serios errores de los cuales se arrepentiría profundamente. ¡Qué diferente al relato bíblico que tenemos hoy! En la Biblia, Noé no necesita “romperse la cabeza” tratando de descifrar la mente de Dios. En el relato de hoy, Dios le dice claramente a Noé qué debe hacer y por qué debe hacerlo. Pero antes de presentarnos tales instrucciones, el texto nos presenta a Noé mismo. Noé es caracterizado como un hombre “justo,” “perfecto” (RV60) que “andaba fielmente con Dios.” Ciertamente, esto no quiere decir que Noé nunca cometía errores, pero sí quiere decir que él llevaba una vida de comunión con Dios. Noé adoraba al Dios Creador con todo el corazón, lo buscaba en oración constantemente y seguía sus instrucciones diligentemente. De hecho, el texto ilustra la justicia de Noé en el último versículo: “Noé hizo todo según lo que Dios le había mandado.” Dios eligió salvar a Noé del diluvio universal porque sólo Él era una persona justa. Si Dios mandara otro diluvio hoy, ¿elegiría salvarte a ti? ¿Eres tú una persona justa? ¿Haces todo según lo que Dios te manda? Después de presentarnos a Noé, el texto nos da la causa del juicio destructor (vv. 11-13). Dos veces se nos habla de la corrupción de toda la raza humana y que la tierra estaba “llena de violencia.” Siguiendo el mal ejemplo de antepasados como Caín y su descendiente Lamec, los hombres se agredían y asesinaban mutuamente. La ley egoísta de supervivencia del más fuerte reinaba sobre toda la tierra. Por lo tanto, Dios le da a Noé instrucciones para la construcción del arca (vv. 14-17). El arca no era un barco sino algo así como una caja rectangular gigantesca. Sería más larga que el estadio nacional pero no tan ancha ni alta. Debía ser hecha de madera para que flote y sobreviva las aguas del diluvio. La cobertura de brea impediría que el agua ingrese al arca entre las uniones de sus partes. Dios también le da a Noé instrucciones sobre los que sobrevivirán el diluvio (vv. 18-21). De entre toda la raza humana, sólo Noé, su esposa, sus hijos, y las esposas de sus hijos sobrevivirían. Dios se comprometería a bendecirlos mediante un pacto. Noé debía alojar en el arca a una pareja de todo tipo de animales para que todo tipo de vida pueda sobrevivir con él. Es así que culmina el pasaje: “Noé hizo todo según lo que Dios había mandado.” La razón por la que Dios eligió a Noé y su familia para sobrevivir el diluvio universal fue que Noé era un hombre que practicaba la justicia. Sí, Noé también cometía errores, pero sobre todo, él confiaba en Dios y lo obedecía. Gracias a su fidelidad es que tú y yo estamos vivos hoy. Dios salvó a Noé para mandar a otro hombre por medio de Noé que salvaría a la raza humana de manera similar pero superior a lo que hizo Noé. A diferencia de Noé, este hombre no cometería ningún error y practicaría una justicia absolutamente perfecta, superior a la de Noé, ofrecida en una cruz para cubrir los pecados de todos aquellos que confiaran en Él, incluyendo los del propio Noé. El nombre de este hombre es Jesús de Nazaret. Él traerá un juicio destructor más grande que el diluvio cuando regrese en gloria a la tierra a juzgar a vivos y a muertos. Sólo hay una manera de sobrevivir ese juicio. Confía en Jesús como Noé confiaba en Dios. Si confías en Jesús, su justicia te envolverá y te transformará y serás más justo que Noé. Así sobrevivirás el juicio venidero.

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por salvar nuestras vidas al salvar a Noé y a su familia. Eres un Dios de justicia severa pero también de amor paciente. Gracias por habernos mandado a Cristo en ese amor paciente para que nos salve del juicio venidero. Danos la fe para confiar en Él como Noé confiaba en ti. Danos una justicia mayor que la de Noé por medio de la justicia perfecta de Jesucristo. Te pido esto sabiendo que me responderás porque no te lo pido confiando en mi justicia imperfecta sino en la justicia perfecta de tu Hijo. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s