¿Cuál fue la razón que Dios decidiera exterminar a casi toda la raza humana?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore
TEXTO BÍBLICO: GÉNESIS 5.1-32

 1 Aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la superficie de la tierra, y les nacieron hijas, 2 los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. 3 Entonces el SEÑOR dijo: “Mi Espíritu no luchará para siempre con el hombre, porque ciertamente él es carne. Serán, pues, sus días 120 años.” 4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron hijos. Estos son los héroes de la antigüedad, hombres de renombre. 5 El SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. 6 Y al SEÑOR le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. 7 Entonces el SEÑOR dijo: “Borraré de la superficie de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho.” 8 Pero Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. (NBH)

MEDITACIÓN

La nueva película de Noé se estrena hoy. Una de las razones por las que quiero ir a verla es que he leído un comentario que dice que la película hace un buen trabajo al presentar la extensión de la maldad de la raza humana. Según el comentario, los contemporáneos de Noé son tan pero tan malos que, al final de la película, la audiencia entiende perfectamente por qué es que Dios aniquiló a todo el mundo. Este asunto de la causa del juicio que Dios traería sobre todo el mundo también es el tema de nuestro texto hoy: La razón del diluvio universal fue la corrupción total y desenfrenada de la raza humana. Si has estado leyendo nuestras meditaciones anteriores, sabes que en el texto bíblico se habían estado desarrollando simultáneamente dos árboles familiares: los descendientes de Caín y los descendientes de Set. Los hijos de Caín eran caracterizados por su desobediencia a Dios mientras que los hijos de Set, antepasado de Noé, eran caracterizados por su obediencia a Dios. La pregunta natural es, “si todos los descendientes de Set eran conocidos por su obediencia a Dios, ¿cómo así llegó a multiplicarse la desobediencia entre todas las personas?” La primera parte del relato nos da la razón de tal multiplicación: “Los hijos de Dios” se unieron a “las hijas de los hombres.” Francamente, esta parte es difícil de interpretar. Muchos estudiosos creen que “los hijos de Dios” se refiere a ángeles que abandonaron su posición celestial para acostarse con “las hijas de los hombres” en base a textos como 2Pedro 2.4  y Judas 6. El problema con esa interpretación es que los ángeles son criaturas asexuales (Mat 22.30). Por lo tanto, es mejor entender a los “hijos de Dios” como los descendientes de Set, quien, como dice el texto, llevaba la imagen de Adán y, por consiguiente, la imagen de Dios. Los hombres de la familia justa, seguramente bajo la influencia de estos ángeles caídos, se unieron a las hijas de la familia injusta y, en lugar que los fieles convirtieran a los infieles, los infieles convirtieron a los fieles y la desobediencia terminó reinando en todo el mundo. A propósito, ya puedes ver por qué Dios ordena a sus hijos que no se casen con personas que no lo están sirviendo: para que lo que se multiplique sobre la tierra sea su reino y no el mal. Otro error que algunos cometen debido a malas traducciones de la Biblia es concluir que “gigantes” fueron el fruto de la unión entre “los hijos de Dios” y “las hijas de los hombres.” Primeramente, eso no es lo que el texto dice. El texto dice que estos “gigantes” vivían cuando la unión ocurrió pero no dice que fueron el fruto de ella. Segundo, la misma palabra “gigantes” parece ser una mala traducción de la palabra hebrea que, literalmente, significa “los caídos.” Es mejor entender estos personajes como “los caídos” en batalla ya que lo que el texto sí dice es que eran grandes guerreros. De todas maneras, la razón del veredicto de Dios es clara. Como dice el versículo 5, “toda intención de los pensamientos [del corazón de los seres humanos] era sólo hacer siempre el mal.” Las palabras “toda,” “sólo” y “siempre” hacen la afirmación sumamente enfática. La corrupción de la humanidad era completa. Ningún ser humano hacía nada bueno nunca. Lo único que los seres humanos sabían hacer, tanto en pensamiento como práctica, era pecar. Dios había creado al hombre para que reflejara su propia imagen santa pero, en lugar de eso, el ser humano se convirtió en la encarnación de la maldad, lo cual entristeció el corazón de su Creador y llevó al veredicto de Dios. De manera justa, Dios concluyó dar fin a la humanidad porque ella no estaba cumpliendo el propósito para el que fue creada. Una manera de entender los “120 años” mencionados en nuestro texto es que el ser humano ya no vivirá los cientos de años que había estado viviendo hasta entonces. Otra manera de entender los “120 años” es que en “120 años” vendría el diluvio que borraría toda la vida de la faz de la tierra. Ambas opciones son ciertas. Es así que la Biblia prepara el escenario para el juicio divino más espantoso que ha ocurrido en la historia. Pero el texto no termina hasta darnos un rayito de esperanza, la única excepción al desenfreno de la humanidad: “Noé halló gracia” delante del Señor. Gracias a la fidelidad de un solo hombre, la raza humana pudo sobrevivir el diluvio. Casi todos morirían, pero a través de este hombre y su familia, Dios nos daría otra oportunidad. Lamentablemente, las cosas no han cambiado mucho. Todavía reina el mal entre los descendientes de Noé, es decir, entre todos nosotros. Dios ha prometido juzgar nuestra desobediencia en el futuro así como ya la juzgó en el pasado. Pero gracias a Dios, un solo hombre se mantuvo fiel en medio de tanta infidelidad. Su nombre es Jesús. Así como Dios salvó a todos los que entraron al arca de Noé, Él también salvará a todos los que crean en Jesús y se unan a su iglesia. La pregunta es, “¿dónde estás tú? ¿Dentro o fuera del arca?”

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por darnos la razón del diluvio universal. Gracias por advertirnos que la maldad y la desobediencia serán juzgadas. Ayúdanos a resistir el mal que reina alrededor nuestro. No permitas que sigamos la corriente de este mundo. Ayúdanos a advertir a otros del juicio que vendrá. Gracias por tu gran paciencia. Perdona nuestros pecados por el bien de Cristo. Te pido esto confiando que me responderás porque te lo pido sinceramente en el nombre de tu Hijo Jesús, el único hombre que siempre se mantuvo fiel a ti, nuestra única esperanza. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s