¿Qué tiene que ver la lista genealógica de Noé con tu responsabilidad paternal?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore

TEXTO BÍBLICO: GÉNESIS 5.1-32

 1 Ésta es la lista de los descendientes de Adán. Cuando Dios creó al ser humano, lo hizo a semejanza de Dios mismo. 2 Los creó hombre y mujer, y los bendijo. El día que fueron creados los llamó «seres humanos». 3 Cuando Adán llegó a la edad de ciento treinta años, tuvo un hijo a su imagen y semejanza, y lo llamó Set. 4 Después del nacimiento de Set, Adán vivió ochocientos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 5 De modo que Adán murió a los novecientos treinta años de edad. 6 Set tenía ciento cinco años cuando fue padre de Enós. 7 Después del nacimiento de Enós, Set vivió ochocientos siete años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 8 De modo que Set murió a los novecientos doce años de edad. 9 Enós tenía noventa años cuando fue padre de Cainán. 10 Después del nacimiento de Cainán, Enós vivió ochocientos quince años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 11 De modo que Enós murió a los novecientos cinco años de edad. 12 Cainán tenía setenta años cuando fue padre de Malalel. 13 Después del nacimiento de Malalel, Cainán vivió ochocientos cuarenta años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 14 De modo que Cainán murió a los novecientos diez años de edad. 15 Malalel tenía sesenta y cinco años cuando fue padre de Jared. 16 Después del nacimiento de Jared, Malalel vivió ochocientos treinta años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 17 De modo que Malalel murió a los ochocientos noventa y cinco años de edad. 18 Jared tenía ciento sesenta y dos años cuando fue padre de Enoc. 19 Después del nacimiento de Enoc, Jared vivió ochocientos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 20 De modo que Jared murió a los novecientos sesenta y dos años de edad. 21 Enoc tenía sesenta y cinco años cuando fue padre de Matusalén. 22 Después del nacimiento de Matusalén, Enoc anduvo fielmente con Dios trescientos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 23 En total, Enoc vivió trescientos sesenta y cinco años, 24 y como anduvo fielmente con Dios, un día desapareció porque Dios se lo llevó. 25 Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando fue padre de Lamec. 26 Después del nacimiento de Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 27 De modo que Matusalén murió a los novecientos sesenta y nueve años de edad. 28 Lamec tenía ciento ochenta y dos años cuando fue padre de Noé. 29 Le dio ese nombre porque dijo: «Este niño nos dará descanso en nuestra tarea y penosos trabajos, en esta tierra que maldijo el SEÑOR.» 30 Después del nacimiento de Noé, Lamec vivió quinientos noventa y cinco años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 31 De modo que Lamec murió a los setecientos setenta y siete años de edad. 32 Noé ya había cumplido quinientos años cuando fue padre de Sem, Cam y Jafet. (NVI)

MEDITACIÓN

Quizá hayas escuchado este dicho. Cuando se quiere molestar a alguien insinuando que esa persona es extremadamente vieja, se dice que el tal es ¡“más viejo que Matusalén”! En el texto bíblico de hoy vemos el origen de ese dicho. Leemos en el relato bíblico que Matusalén vivió ¡969 años! Pero si leemos el resto del relato, vemos que él no era el único que vivió muchos siglos. ¿Es verdad que estas personas hayan vivido tantos años? Ciertamente, es posible para Dios haberles dado vidas así de largas porque Él es todopoderoso. De hecho, nosotros creemos que después de resucitarnos, él nos dará una vida corporal eterna. Cuando ese momento llegue, la vida de Matusalén nos parecerá muy corta. Es verdad que algunas personas han tratado de encontrar un significado simbólico a estas edades, pero ya que no hay ninguna propuesta convincente, la iglesia ha creído tradicionalmente que las edades registradas son literales. Pero el punto del relato no es lo mucho que se vivía antes. El punto es que Noé era descendiente de Set, el justo, no de Caín, el asesino. La importancia de Noé se verá en los siguientes capítulos de Génesis. Como la mayoría conoce e, incluso, una nueva película nos recordará pronto, Noé sería el hombre elegido por Dios para preservar la raza humana a través del diluvio universal. El nombre Noé está relacionado a la palabra hebrea “descanso” en la predicción de su padre Lamec. La ironía de la predicción es que Noé sí traería un tipo de descanso, pero a través de un diluvio que exterminaría casi toda la vida de la tierra. Pero una vez más, el punto es que Noé proviene de una familia justa, a diferencia de la descendencia de Caín. Este mensaje se transmite por lo que se dice acerca de ciertos personajes de la lista genealógica, la cual empieza recordándonos que Adán fue hecho a semejanza de Dios. Luego se nos dice que Set fue engendrado a semejanza de su padre Adán y, por lo tanto, a semejanza de Dios mismo. Es cierto que, en un sentido, todos los seres humanos, incluso los asesinos como Caín, el hermano de Set, llevan la imagen de Dios. Pero la razón por la que el texto bíblico enfatiza esta característica en Set es para decirnos que la vida de Set resemblaba a Dios de una manera que la de su hermano no lo hacía. Por si hubiera dudas que la Escritura presenta esta familia como una familia justa, se nos da el caso de Enoc, quien a diferencia de todos los demás en la lista, no murió. Y la razón de que él no haya muerto es que Enoc “anduvo fielmente con Dios” y “Dios se lo llevó.” Noé, el elegido de Dios para salvar a la raza humana, provenía de una familia fiel a Dios. Esto resalta una vez más la importancia de darles una crianza cristiana a nuestros hijos. Si les enseñamos a confiar y a obedecer a Cristo desde pequeños, ellos podrán ser usados por Dios para dejar una marca indeleble en el mundo como lo hizo Noé. Si no cumplimos nuestro deber cristiano como padres, entonces, en lugar de contribuir al desarrollo de la iglesia y de la sociedad, nuestros hijos contribuirán a la multiplicación del mal en el mundo y serán juzgados por ello. Y nosotros también seremos juzgados por no haber cumplido nuestro deber como padres. Ahora, también debemos reconocer que el criar a los hijos de manera correcta no garantiza que ellos se comportarán de manera correcta. Cada persona es responsable por sus propias acciones. Tanto Caín, el asesino, como Abel y Set, los justos, eran hijos de Adán. Pero volvemos a lo mismo. Cada persona tendrá que responder por lo que hizo o no hizo y lo que tú debes hacer como padre cristiano es entrenar a tus hijos todos los días en la fe, la obediencia, y el amor a Cristo. El Señor nos ayude a hacerlo. 

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por este relato que nos recuerda la importancia de criar a nuestros hijos en la fe de tu Hijo. Gracias por levantar hombres y mujeres justos a través de la historia para bendecir a nuestra raza humana. Haz de nosotros personas como Set, Enoc, y Noé, que confían en ti y hacen tu voluntad. Y ayúdanos a transmitir los valores que aprendemos de ti hoy a las generaciones del mañana. Que tu nombre sea bendito hoy y siempre. Te pido esto confiando que me responderás porque te lo pido sinceramente según la voluntad de tu Hijo Jesucristo, quien nos ha traído el verdadero descanso eterno. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s