¿Qué relación hay entre la visita de los “Reyes Magos” y tú?

Jesus Preaching the Sermon on the MountGustave Dore

TEXTO BÍBLICO: MATEO 2.1-12

Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente.

—¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.

Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

—En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta: “Pero tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.”

Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. Los envió a Belén y les dijo:

—Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore.

Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de alegría. Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino. (NVI)

MEDITACIÓN

Probablemente, la fiesta religiosa más popular en el mundo occidental sea la Navidad, celebrada el 25 de diciembre. Pasada la fecha, la mayoría de personas desarman sus nacimientos y no piensan más acerca del Niño Jesús hasta el próximo año. Pero existe otra fiesta relacionada a la Navidad que ocurre poco después de ella. “La Bajada de Reyes” se celebra el 6 de enero y, como su nombre lo indica, celebra la visita de los “Reyes Magos.” A diferencia de aquellos que sólo celebran la Navidad, las personas que celebran La Bajada, no ponen las figuras de los magos en los nacimientos que arman hasta el 6 de enero, o sea que reconocen un espacio entre el tiempo del nacimiento de Jesús y el tiempo de la llegada de los magos. Como vemos en el texto de hoy, esta práctica se asemeja más a la realidad. Los magos visitaron al Niño Jesús cuando ya había pasado cierto tiempo de su nacimiento. Ellos no lo encuentran en un pesebre sino en una casa. ¿Pero cuál es el significado y la importancia de su visita? Respuesta: Jesús, el Rey de los judíos, ha de ser adorado, no sólo por judíos, sino también por todas las naciones y pueblos de la tierra. El relato empieza con la llegada de los “sabios orientales” a Jerusalén, la capital de Israel. Lo primero que debemos reconocer es que el texto nunca dice que estos personajes eran “reyes.” Tampoco se nos dice cuántos eran ni cuáles eran sus nombres. De hecho, el llamarlos “magos” puede ser confuso porque no eran hechiceros ni encantadores. Eran, como dice la traducción, “sabios orientales,” es decir, sacerdotes del oriente, posiblemente de Persia (lo que hoy es Irán), que eran expertos en astronomía, astrología, la interpretación de sueños, y otras artes ocultas. Posiblemente bajo la influencia de judíos como el Profeta Daniel que sirvieron en el imperio persa, los sabios orientales tenían la expectativa de la aparición del Mesías, el Rey judío que traería el reino de Dios al mundo, y guiados por sus observaciones astrológicas, concluyeron que Éste había de nacer pronto y que debían rendirle reverencia. La llegada de los sabios ocasionó la trampa de Herodes porque Herodes era el rey de los judíos en ese entonces y él no quería que nadie tomara su lugar. Tan aguda era la paranoia de Herodes, que ya había matado a diferentes familiares cercanos por temor a que lo reemplazaran. Esa es la razón por la que la ciudad de Jerusalén se “turbó” junto con Herodes. Ellos esperaban que Herodes hiciera algo descabellado para eliminar cualquier amenaza a su trono. Aunque Herodes era llamado rey, la verdad es que él no era la autoridad política más alta en Israel. Herodes, que ni siquiera era judío, había sido asignado rey por el imperio romano, quienes eran los verdaderos soberanos políticos sobre la región. De todas formas, como Herodes sentía que el nacimiento del Rey que los sabios vinieron a visitar amenazaba su propio reinado, engañó a los sabios pidiéndoles que le reportaran su encuentro para que, según Herodes, él pudiera adorarlo. Gracias a Dios, Herodes nunca pudo tocar al Niño Jesús gracias a la advertencia angelical a los sabios al final del relato, pero su intención era matarlo. Eventualmente, los visitantes del oriente encuentran al verdadero Rey de los judíos y ocurre la adoración de los sabios al Niño Jesús. Éste es el corazón del relato. Sabios no judíos adoran al Rey de los judíos, lo cual es una anticipación del mandato que Jesús daría a sus discípulos al final de este evangelio: “Vayan y hagan discípulos de todas las naciones,” es decir, de entre judíos y no judíos (ver Mat 28.19). El reino de Dios que Jesús vino a traer no era sólo para los judíos, sino para todo el mundo. Es por eso que hoy nosotros, no judíos, podemos conocer y servir a Jesús. Pero todavía hay muchos en el mundo que no conocen a Jesús y debemos alcanzarlos en su nombre. ¿Qué estás haciendo tú al respecto? Ora por los que no conocen a Jesús y viven cruzando la calle o cruzando el planeta. Pídele a Dios que les envíe predicadores y luego ofrécete como un candidato para que Dios te envíe si así lo desea. El objetivo es que todos los pueblos adoren a Jesús. Él es digno de la adoración de toda la tierra.

ORACIÓN

(Después de repetir el siguiente modelo, dirígete a Dios con tus propias palabras.)

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por el relato de la visita de los sabios orientales para adorar a tu Hijo. Gracias por mandar a Jesús al mundo para salvar, no sólo a judíos, sino a personas de todo pueblo y nación. Gracias por habernos salvado a nosotros. Reconozco que el propósito final del nacimiento de tu Hijo no es mi salvación personal sino su adoración por todos pueblos. Úsame a mí para establecer esta adoración en un lugar donde todavía no ocurre. Envíame a donde sea en el mundo que tú quieras para que más y más hombre y mujeres te adoren a ti adorando a tu Hijo eterno, tu imagen perfecta. Te pido esto con la certeza que responderás porque te lo pido por medio de Jesús, el verdadero Rey de los judíos y de todo el mundo. Amén.


One thought on “¿Qué relación hay entre la visita de los “Reyes Magos” y tú?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s