¿Qué palabra de Génesis 1 señala la participación de Jesús en la creación del mundo?

Jesus Preaching the Sermon on the Mount Gustave Dore

TEXTO: GÉNESIS 1.1—2.3

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo [marítimo], y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche». Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el primer día. Y dijo Dios: «¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!» Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó «cielo». Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el segundo día. Y dijo Dios: «¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!» Y así sucedió. A lo seco Dios lo llamó «tierra», y al conjunto de aguas lo llamó «mar». Y Dios consideró que esto era bueno. Y dijo Dios: «¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!» Y así sucedió. Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el tercer día. Y dijo Dios: «¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!» Y sucedió así. Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el cuarto día. Y dijo Dios: «¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!» Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!» Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el quinto día. Y dijo Dios: «¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!» Y sucedió así. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» También les dijo: «Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra.» Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día. Así quedaron terminados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos. Al llegar el séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora. (NVI)

 MEDITACIÓN

 Génesis 1, el primer capítulo de toda la Biblia, es también uno de los más controversiales que hay. A través de la historia de la iglesia han habido serias disputas acerca del significado de los siete días que el texto menciona: ¿son días normales de 24 horas cada uno o son días simbólicos que representan períodos muchos más extensos como cientos, miles, o hasta millones de años? El propósito de nuestra meditación no es tratar de resolver esta disputa. El propósito de nuestra meditación es resaltar el punto principal del texto. Ya sea que los días mencionados representen períodos de 24 horas o eras de miles de años, siempre debemos recordar que Dios creó todo bueno en 6 días por medio de su Palabra. Primeramente, Dios creó todo: todo lo que existe aparte de Dios – ya sea en el cielo o en la tierra, sea espiritual o material, sea visible o invisible – depende de Dios para su existencia. Por lo tanto, todo lo que existe y tiene consciencia, sea ser humano o ser angelical, debe ofrecer todo de sí en adoración al Dios que lo creó y lo sostiene. Tú le debes todo lo que eres y todo lo que tienes a Dios. Por lo tanto, tú debes ofrecer todo lo que eres y todo lo que tienes en servicio agradecido y amoroso al Creador. Segundo, también vemos que todo lo que Dios creó, fue creado bueno. Muchas veces, cometemos el error de pensar que el mundo material es malo porque hay mal en el mundo. Pero aquí vemos que lo material, lo físico, no tiene nada de malo en sí. Dios lo creó bueno. Es cierto que nuestro mundo está lleno de mal, pero Dios no lo creó así. Si hay mal en el mundo hoy, es porque, como veremos pronto, el hombre a quien Dios puso a cargo del mundo dejó que el pecado y la muerte entraran en Él. Pero la creación de Dios es buena porque Dios es bueno. Por lo tanto, debemos agradecerle por compartir tanto bien con nosotros gratuitamente y alabarlo con alegría y gozo. Tercero, el texto bíblico también enfatiza que Dios creó todo bueno en 6 días. Pero el punto de esto no es que discutamos si los días narrados son de 24 horas o de miles de años. El punto es que así como Dios creó todo bueno en seis días y descansó el séptimo, el ser humano también necesita descansar un día a la semana. Si Dios todopoderoso descansó de su obra, ¡cuánto más necesitará el hombre descansar también! Esto tampoco quiere decir que Dios dejó de obrar completamente. Si Dios dejara de sostenernos, todo el universo dejaría de existir. Dios “descansó” en el sentido que cesó de crear, y lo hizo para enseñarnos a hacer lo mismo. ¿Estás tomando un día a la semana para descansar y reconocer que no es tu trabajo sino el Creador quien te sostiene? Por último, también vemos que Dios creó todo bueno en 6 días por medio de su Palabra. El texto nos repite una y otra vez que “Dios dijo” y algo nuevo era creado. Todo lo que el buen Creador necesitó hacer para crear todo lo que existe fue hablar su Palabra Todopoderosa. El evangelio nos revela que esta Palabra Todopoderosa por la cual Dios creó todo es Jesucristo, “La Palabra de Dios” (ver Juan 1). Todo cuanto existe proviene del Padre por medio de su Hijo. Por lo tanto, al adorar a nuestro Creador con toda la gratitud y gozo que hemos mencionado, debemos hacerlo siempre por medio de la Palabra creadora que Él habló, es decir, nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN 

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por darnos la vida y por sostenerla. Todo lo que todos somos y tenemos te lo debemos a ti. Cada segundo de nuestra vida, nuestra deuda de adoración se incrementa. No hay ningún servicio que podamos brindarte que pueda recompensarte por todo lo que nos das. De hecho, Tú no necesitas nada de nosotros. Todo lo que recibimos de ti es un regalo gratuito que demuestra tu infinita bondad, amor, poder, y sabiduría. Ayúdanos a todos a reconocerte como nuestro Creador y sostén amoroso a cada instante para que te ofrezcamos todo nuestro ser en adoración y servicio alegre y agradecido. Y danos la fe para ofrecértela siempre por medio de Jesucristo, la Palabra Poderosa mediante la cual hiciste todo y a través del cual te presento esta petición. Amén.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s